El coronel, cegado por un sol"

acerca de esto?, los que sienten que tienen su vida segura ahora....¿que habían sabido hacerlo, o tal vez, que los había acompañado la suerte, o quizás que sus vidas era un retazo de ambos parámetros?... A ciencia cierta, tampoco lo sabían. ¡Ah, qué bien!, luna llena, por si no estaba lo suficientemente diáfano el panorama,  bueno, no tenía por qué quejarse ¡eso le sería apropiado para sus planes!.  ¿Cuáles planes?.  ¡Ah sí!, ¡claro!.  ¡Ahora me acordaba!, y entre tanto, me encontraba divagando por no mantenerme en la quietud ¿o algo me estaba sacando de ella?.  Esto dependía de si yo me dejaba o no; de lo que yo llamara quietud,  y quizás de todo lo demás.  Me vino a la cabeza la imagen  de la jardinera de mi viejo hogar, que por azar, connotación, o ferviente vehemencia acerca de mis pasiones, quizás hubiera podido darle un significado mágico a mi vida; que, también, quizás, significara que no era mera coincidencia que ésta hubiera  empezado a producir tréboles con bordes violetas antes de que yo llegara hasta aquí; y que en principio, a veces, ni siquiera sabía cómo había llegado a estar en esta situación, tan lejos de lo planeada, por costumbre, parecía que así sucedían las cosas, aunque los soliloquios de la Nueva Era dijeran cosas diversas, con respecto a este punto.  ¿Cuál, piensan ustedes, sería la relación  que pudiera tener esto con lo que yo, en el fondo,  pretendía comprobar.?.  ¡Y cómo lo van a saber?, sino sabían cuáles eran mis planes, todavía; pero lo que sí podía decirles, es que siempre busqué razones que me permitieran sentir que la vida era liberadora, aunque a veces, a algunos, les tocara limpiar el desastre que hacían otros…¿justo, injusto?, ya esto no era relevante.  Había que programar y desprogramar. Pretendía, dentro de este eje, no salirme del autocontrol, y no necesariamente para no ser vulnerable o dejarme estafar por  las voluntades de otros, o por la voluntad de aquellos que manejan los destinos presidenciales, sin el Presidente presente, o con los presidentes jerarquizados por el Poder  del Petróleo o de cualquier otro bien ganancial que pudieran usar para mantener el interés  y el control sobre esos otros.  Que los maniatan, que los estafan.  Que ellos lo saben.  Que los dejan.  Y se dejan.   No; era más que irse en la vulnerabilidad; era saber quién eras.  Aquí intentaba entender por qué sí

Páginas