"Camaleones"

una posibilidad?.  ¿luego que?,

¡eso no funcionará..!.

                  -¿Y si sucediera el milagro?.

                   -No es el momento.  ¿Qué no lo entiendes!!!.  No le toca.  No a él.  Es como la quincuagésima vez que hablamos sobre esto.  No voy a fanatizarme en “pedir” que se le alargue el tiempo.  Además, pedirle qué a qué?.  Tú conoces mi posición respecto a esto. Dejémosle ir...¿No ves que él se ha entregado al cambio?.  Completó su ciclo, somos nosotros los que no le podemos acompañar -he dicho yo, entre temblorosa y convincente-.

                   -¿No eres muy drástica?.  Después de todo el médico soy yo.  Yo debería ser el escéptico.

                  -No es escepticismo. Es que, ¡Cómo explicártelo!...No se pueden lograr  “milagros” cuando no corresponden en un espacio-tiempo.  Es un tiempo exacto y está finalizando.

                  -¿De qué me está hablando, Michelle?,  ¿teeee estás volviendo loca?.  Me da la leve impresión que las horas junto a Patchai empiezan a afectar tu equilibrio emocional.

                 -¿Qué crees, Tonino, que no he buscado posibles respuestas a todo esto?, ¿qué crees, que al comienzo, no imploré por su vida?.  Esto era más que un ruego...Es dividir de golpe la conexión,  ¿qué crees...

                 -A veces creo que es mucho para ti sola.  ¿Por qué no te apoyas en mí?.  No es tan difícil, sólo deja fluir lo que te  molesta, lo que no puedes contener...Déjalo salir.  Debes acostumbrarte a buscar apoyos,  ¿por qué te es tan difícil buscar ayuda?.  De vez en cuando hacen falta.  ¿Recuerdas, el día, que me encontraste en el consultorio con la cabeza entre las manos....y bla, bla...recuerdas cómo me ayudaste?.  Bien, ¡aplícalo!.

                 -¿Y que crees que estoy haciendo ahora?.

                 -No es suficiente.  Debes ir más allá...¡Y tú lo sabes, Michelle!.

                 -Esta bien.  ¡Asumámoslo!, suponiendo y  aceptando que tengas razón y que sea mucho para mí sola, a veces, no sé cómo compartir mis creencias, mis “visiones”, eso que camina entre el tiempo y yo.

                 -...Habla… ¡cuéntame de tus dolores!, y  ya!.

                 -¡Qué bien!,  ¡eres maravilloso!.  No crees en mis presentimientos, no entiendes mi visión de su partida, pero estás tratando de que me apoye en ti, ¿pretendes que me aferre a la idea de MILAGRO  para eliminar mis dolores?.

                  -No que te aferres sino que mantengas el aliento de la esperanza -ha dicho casi impotente Tonino-.

                  -¿Y qué crees que he estado haciendo?.  Ese es mi milagro.  ¡Entender que Patchaï nos tiene que abandonar!.

                  -No te desconectes de la realidad....La

Páginas