"Camaleones"

Pero, cuéntame, me extraña mucho tu visita.  La última vez que nos vimos, hace casi un año ¿no?, las cosas no estuvieron muy bien; me porté muy grosero contigo.

              -Sí, así fue –dije yo, seca, pero fija y firme en mi postura.

              -Entonces, no sé qué buscas aquí. ¿Qué quieres?.  Tú sabes que ninguno de nosotros aprueba tu relación con Patchaï.  Al menos, yo no pienso cambiar...Si viniste a eso estás perdiendo tu tiempo, pues el linaje es el lina….

               -No.  No vine a eso precisamente –he cortado sus palabras en un arrebato de intolerancia a la fragilidad del Tiempo.  En realidad me importa muy poco lo que pienses; si me causa conmoción es por tu hermano; en fin, ahí yo no puedo cambiar el rumbo de los hechos, esa decisión es de ustedes.

                 -¡Ya va!, si viene en ese tono...

                 -No vengo a discutir.  Estoy aquí  porque...

                 -¡Sí, claro!, ¡no vienes a discutir! Y me dices que no te importa lo que piense.  Pero, como tú misma dijiste, yo soy el hermano de Patchaï y la verdad, pienso que tú no eres la compañera ideal para él....Eres demasiado joven, demasiado ¿silente?...¿extraña?...Una mezcla sin parangón.  Desde que Patchaí está a tu lado no sólo se ha vuelto más distante que antes, se pierde en un ¿vacío?, sino que, además, parece un ¿Krishnna?, prendiendo inciensitos y ...¡qué se yo!.

              -Al menos su vacío no es de corazón sino por y en busca de entendimiento. ¿No será que tú te tomas todo muy en serio?.  Dime, ¿ en realidad, conoces las aspiraciones y los sueños de tu hermano?

                -¿Me vas a juzgar?-

                -¡No te estoy juzgando! y mucho más lejos, que siquiera, la intención de criticarte; sino que me parece que has perdido la libertad de espíritu.  Tú pueblo siempre ha sido libre, ¿por qué estás en retroceso?.

                 -¿Y no será, más bien, que tú confundes  libertad con libertinaje?.  Además hay que ir de acuerdo al progreso...

                 -Sólo te puedo decir  que he vivido el amor en toda su extensión hasta el envejecimiento.  Y siento que tu actitud está muy lejos de progreso; sólo te estás envolviendo en las circunstancias.

                 -No te puedo comprender, tengo tantas dudas sobre ti...

                 -Sólo estoy viviendo lo que me dieron.  Sólo estoy siguiendo mi propio camino, ¿mis propias ¿elecciones?; y más allá de eso…quizás me están apadrinando a completar, sino no estaría aquí.  Es  como cuando

Páginas