Huecos Y Asfalto

Huecos de asfalto,

sin soporte,

           por piso,

            presentes en los llantos incesantes,

           huecos,

de humo, barro.  Cloaca y estupor,

de mancha salvaje,

apuñalados de calle.

 

Rellenan, alguien, del gobierno, parece …

                            los huecos callejeros,

cimentados por el peso y el dolor de una ciudad destetada

                                                               huecos que no cuentan,

al final, aunque tanto se diga

ni la llanta salvada, ni el ego acontecido desde lo desacontecido,

ni la ilusión pretendiente, ni el hombre pretendiente,

ni la mujer

conquistante,

valen tanto como un hueco y su tapa.

                                          Pareciera que el precio del asfalto,

                                          aventajara las pisadas, los tránsitos.

                                          Así, para que nadie

                                          intente a arrebatarles,

                                          lo que creen les fue legado.

                                         Derechos derruídos que sólo se convierten en otro hueco,

                                                                               sin relleno,

                                         ¡y donde el relleno sanitario es la única salvedad posible!