A Corazón Sostenido

Jueves, Septiembre 15, 2016

A Corazón Sostenido

    Cuando nos sentamos a degustar un piropo, un “átimo” de placer hedónico de la vida relativa como compensación del tránsito exhaustivo de portar las alforjas, de llevar la jofaina, tenemos que, debemos poder tener confidencia en las personas que nos rodean, que no s tienden la mano, que no contribuyente a envenenar nuestra capacidad de generar bodichita, de lo contrario, el camino se hace una cuesta arriba, donde te restan la posibilidad de interiorizar el propósito de la mente. Un vacío de contenido, no es una envoltura de caramelo sin el dulce en su interior. No. Un vacío absoluto, es la capacidad de la mente de entender la dualidad de la que somos objeto, sujeto y lo observado, y su interdependencia a lo demás. El propósito de la taza es el contenido y el del contenido el recipiente, para luego, enviar el producto al contenedor (usaurio.benefactor). Eso es su comprensión de aunar. Cada elemento juega y une a lo demás con lo demás. El mérito, es mantener la distancia, de nosotros mismos en cuanto a ilusión se refiere de existencia y en generar calidad a lo otrogante, alo gestante. Ahí es donde está el punto de quiebre. No es abrir el paquete y decir: oh, está vacío!. Qué había aquí, o esto era todo?...No. O if what?...May be, but not. El principio es identificarse uno mismo como los receptores, perceptores y ejecutores del sistema, como los evaluadores, los evaluados y lo evaluado. No es existir o no existir, ser o no ser, aunque coloquialmente sean los términos que usamos para hacer legible un contexto. Es un móvil. El móvil es la bodhicitta. El aire, los canales de viento, el sonido, es producido por unas formas ejecutantes, se reproduce un aleteo que, si en el final, generan unas sensaciones de bienestar cumplieron su cometido, y no es necesario romper ni quebrar la taza, tampoco zarandear el móvil con la mano para que eso suceda. El estado se genera paso a paso, circunstancial y por fuerzas de acople no-antagonistas. Entonces se da a luz un corazón dadivoso, donde, aunque se haya echo eco y paso por penurias, no es un alma en pena, es un reflejo de actividad, comprensión, posible composición y compensación para desarrollar su propio nivel de plenitud. Es la fuerza del agua de riego para otros experienciadores. Entonces, la mente, se da cuenta y dice: Ah, no estoy sólo!, alguien más vivió algo similar, y comprende la importancia de ser eslabón, mientras que. De nuevo, vemos la cadeneta donde estamos involucrados punto por punto, es el crochet. Cuando lograr amalgamar.te y generar un alto estado de interiorización, tú te identificas con ello como el receptor, ejecutor o beneficiado de ese contexto, de ese complejo todo que es hecho de constantes señuelos. Ahí en ese punto, se genera la conexión que hace posible el deseo de transitar ese estado de gozo, y transmitirlo a otros, la bodichita. El segundo y último cánon, el más difícil, es mantenerla el mayor tiempo posible en todas y cada una de las circunstancias de nuestra vida; para lo cual ayuda, tener al lado y del mismo lado a los senderistas de tu visión. Eso es el refugio. Visión compartida.
    Karmapa Chenno!.

Yolanda Marín
15/09/2016