Formas Ridí-culas De Adorar Las Fronteras

Sábado, Agosto 30, 2014

     Unos se dedican a robar la felicidad, que ya es etérea, otros a robar el tiempo perteneciente a la vida que va pariendo vida, para darle en la cabeza con la misma vida haciéndose un "de género": decepción? ¿cómo puedes sustraer a la vida de aquello que está ahí, inmerso, en el llanto, en la risa, en lo que te has dedicado a ser después de morir tantas veces, intentando no morir nunca más hasta que sea un destino totalitario? Al mundo le gusta ser jodido por él mismo, le gusta hacer pleíto aún cuando hay multiplicadores de beneficio a su alrededor, les gusta piratear intenciones francas desde de la época del franquismo y le gusta ensuciar para venderse productos de limpiarse el culo...o pasarse la toallita desmaquillante, desabotonar el ropaje de los vagabundos buscando lingotes de oro bajo la camisetilla de algodón y queriendo hacer de tal acción algo simple como "por un quítame allí esas pajas", que no hay culpa posible por acciones que no se pueden corregir, por la de los antecesores, es que ser un caballero no implica tener que bailarse los vínculos si no tiene el mismo modo de bailarlos, "en volanda o en perreo", y ser una dama no significa que la liturgia empañe al carnaval. No hay putos ni putas en confesionario que renieguen de lo que sustentan en sus lechos. ¡Qué legendaria tonada para otros ámbitos!. El significado que lleva un escapulario como el del o la "Señor-a de Los Milagros" es donde reside, por encima de todo suceso, de lo predecible, de lo explicable o de lo confesable, más allá de complejos de culpas o del suceso inquisitorial, el "hogar del Corazón". La felicidad no se compra en un estatuto catalán, no se habla en lenguas muertas, no se vende en una rifa de feria de verano y no se produce cuando el destinatario dispone destino a su soñador, menos cuando no concoce las causantes. Period.