Post-Operatorio

Martes, Agosto 30, 2011

Nadie se acuesta voluntariamente en un post-operatorio. Nos obliga. Es el dolor que sella la voluntad, la fuerza des-tomada en una vía sanguínea, lo vulnerable de expectativas regenerativas. Se nos olvida ser el "post" del operante, y el del operado a un mismo tiempo. Se nos pasa lo que en verdad somos, o aquello que ya nunca seremos, pues la moléculas en suspensión temporal y contínuas, pero sin permanencia han cambiando por completo, debido a la presión intracorporéa del quirófano. Otras, acaban de cambiar, ahora. Mientras sueño el sueño de sepertar. Agitándose. Constantes. Cambiando, nuevamente.